La alimentación del futuro

Con la incorporación  de ciertas semillas, frutos secos y bayas rojas en nuestra dieta, se pueden suplir o complementar las necesidades energéticas y nutricionales proteicas de origen animal, que resultan más caras que las vegetales. Además,  se incorporan una serie de sustancias con unas propiedades increíbles para mantener una salud equilibrada.

Las semillas más importantes por su riqueza en aminoácidos (base química de las proteínas) y aceites  son las que contienen los ácidos grasos omega 3 , 6 y 9. En estas semillas se encuentra la fibra  necesaria para el correcto tránsito intestinal. Destacan las siguientes: girasol, sésamo, quinoa, linaza, chia, amapola, trigo sarraceno, etc. Todas ellas carecen de gluten, por lo que  resultan aptas para celiacos. Haciendo una combinación de estos productos alimenticios (semillas, frutos secos y bayas rojas) se puede lograr la cadena completa de aminoácidos, la fibra necesaria, así como aceites ricos en Omegas  3, 6 y 9.

De golpe y un plumazo estamos tomando alimentos que sirven para regular nuestro colesterol, mejorar el tránsito intestinal u obtener proteínas de origen vegetal, entre otros aspectos beneficiosos. Conviene resaltar que al ingerir productos de origen vegetal evitamos el consumo indirecto de determinados xenobióticos o contaminantes químicos que portan los alimentos de origen animal.

Por todo lo expuesto, no resulta raro que la denominación recibida por estos productos sea la de superalimentos.

¿Qué son los aminoácidos y las proteínas y para qué sirven?

Los aminoácidos son los componentes químicos básicos de las proteínas. En función de su estructura y composición química formarán una proteína u otra. Los hay esenciales y no esenciales y su deficiencia impide que la cadena esté completa.

  • Los esenciales no los puede biosintetizar el organismo y son los siguientes: histidina,  isoleucina,  leucina, lisina,  metionina, fenilalanina,  treonina, triptofano y valína.
  • Los no esenciales son: alalina, arginina, aspargina, ácido  aspartico, cisteina, ácido glutamico, glicina, prolina, serína, tirosina e histidina. Estos  aminoácidos los puede producir el organismo.

Todos ellos, pueden constituir tal y como se ha citado con anterioridad una amplia gama de proteínas que forman parte de nuestro organismo, desempeñando las siguientes funciones principales:

  • Estructural: glucoproteínas de membranas celulares, citoesqueleto, cilios y flagelos, histonas, queratinas epidérmicas, elastina de vasos sanguíneos, colágeno de cartílagos, así como de tejidos conjuntivo y óseo, fibrina de telas de araña.
  • Transporte de sustancias en el organismo: permeasas, hemoglobina, mioglobina, hemocianina, lipoproteínas, citocromos.
  • Enzimática: las enzimas intervienen en multitud de reacciones metabólicas celulares.
  • Hormonal: insulina, FSH y LH.
  • Defensa: inmunoglobulinas, trombina y fibrinógeno, mucinas, antibióticos bacterianos, venenos de serpientes, toxinas vegetales.
  • Movimiento: fibras de actina y miosina de los músculos, tubulina de cilios y flagelos.
  • De reserva energética: ovoalbúmina del huevo, caseína de la leche, gliadina del trigo.
  • Homeostática: proteínas sanguíneas que regulan el pH.
  • Anticongelante: en peces antárticos.
  • Producción de luz: luciferina de luciérnagas.

¿Qué son y cuáles son los beneficios de los ácidos grasos Omerga 3, 6 y 9?

  • El ácido graso Omega-3 (ácido alfa-linolénico) es un ácido graso esencial que juega un importante rol en el funcionamiento cerebral y puede prevenir enfermedades cardiovasculares. Diversos estudios médicos avalan las propiedades beneficiosas del Omega 3 para tratar las siguientes afecciones: colesterol alto, hipertensión, asma, diabetes, artritis, osteoporosis, etc.
  • El ácido graso Omega-6 (ácido linoleico) junto con el ácido graso Omega-3 produce muchos beneficios descritos en el párrafo anterior. Hay que tomarlos en las cantidades adecuadas. De hecho, se debe ingerir el doble de Omega-6 con respecto al Omega-3, para que nuestro índice de Omega-6:Omega-3 sea 2:1.
  • El ácido graso Omega-9 (ácido oleico) es un ácido graso monoinsaturado y esteárico. Es un ácido graso no esencial producido de forma natural por el cuerpo. Si no hay suficiente Omega-3 y Omega-6 en nuestro cuerpo, entonces debemos incorporar el Omega-9 en nuestra dieta. El ácido oleico puede evitar cardiopatías futuras, reduciendo el colesterol. También previene la arteriosclerosis y mejora la función inmunológica.

¿Cuáles son los superalimentos que os recomendamos?

  • Chía, soja, sésamo, quinoa, trigo sarraceno, copos de avena, girasol, linaza, alpiste, calabaza, etc. Estas semillas son ricas en aceites con alto contenido oleico en los ácidos grasos Omegas 3, 6 y 9.
  • Los frutos secos se caracterizan por ser una buena fuente de aminoácidos, fibra y aceites con omega 3 ,6 y 9.
  • Las bayas rojas son antioxidantes debido a su contenido en licopeno: bayas de Goji, arándanos, cerezas, papaya, etc.

Las proteínas más completas  son las origen animal  (huevos, leche, quesos, carne y pescado). Para poder prescindir de la carne y pescados, hay semillas que combinándolas pueden conformar la cadena completa, la cual se puede complementar con huevos, leche o queso. También, se pueden usar derivados de leche, como suero en polvo y caseinatos. Una de las combinaciones que se puede hacer consiste en mezclar sésamo, quinoa, copos de avena, linaza y girasol. Con ella, tenemos asegurado el total de aminoácidos necesarios y además incorporaremos fibra y ácidos grasos Omega 3, 6 y 9.

Desde las Tiendas Capazo os animamos a que incluyáis estos productos en vuestra dieta para hacerla saludable, de una manera económica. Los podéis encontrar en nuestra tienda Capazo, ubicada en la calle Coso Bajo 79.